Suscríbase a nuestro boletín mensual INFÓRMATE, para recibir nuestros documentos digitales y lo más reciente de FUSADES.

Suscríbase

¿Qué es la gestión ágil de proyectos o agile Project Management?

Autor: 
Luis Roberto Mejía, especialista en vigilancia tecnológica
Fecha: 
Lun, 02/26/2018



Se denomina Agile Project Management a un conjunto de metodologías que permiten el desarrollo de proyectos que precisan de una especial rapidez y flexibilidad en su proceso y en especial, aquellos desarrollados en entornos dónde encontramos una incertidumbre muy alta. Se diferencia de la Gestión Predictiva o tradicional de los proyectos en que esta define con detalle cuál es el producto entregable previsto a desarrollar, elaborando un plan para el desarrollo que permite seguimiento y control para evitar desviaciones.

La gestión ágil tiene como meta entregar el producto con el mayor valor posible para el cliente en un tiempo dado. Se usa para eso un ciclo de construcción iterativo e incremental.

La “Metodología Ágil” es asociada, principalmente, a proyectos de base tecnológica dado que su nacimiento estuvo ligado a la búsqueda de modelos de mejora de desarrollo software. En una reunión de 17 críticos, celebrada en febrero de 2001 a instancias del ingeniero estadounidense Ken Beck, se debatió sobre las técnicas y procesos de desarrollo aplicados hasta el momento, poniendo en entredicho la rigidez de su carácter normativo. Aquí fue donde se acuñó la expresión “métodos ágiles” en referencia a una nueva forma de hacer las cosas como alternativa a los procedimientos formales.

Las metodologías ágiles se basan en un enfoque flexible donde los miembros del equipo trabajan en pequeñas fases sobre actualizaciones concretas del producto o “sprints” que hace referencia a un trabajo determinado. Después, se testea cada actualización en función de las necesidades del cliente, en lugar de centrarse en un único producto final que sólo se lanza al finalizar el proyecto. 

El producto final de un proyecto ágil puede resultar distinto al que se había previsto inicialmente. No obstante, durante los procesos de testeo se sigue trabajando según los requerimientos del cliente, de forma que el producto final sigue respondiendo a sus necesidades.

Estas metodologías ágiles (Scrum, Kanban, Lean, XP programming, etc.) son especialmente adecuadas para empresas y sectores involucrados en contextos de cambio constante, proyectos especialmente complejos o situaciones de urgencia donde no contamos con el tiempo necesario para desarrollar el proyecto de forma convencional.

En sectores constantemente cambiantes, las organizaciones necesitan desarrollar sus servicios rápidamente para ser altamente competitivos, y esto no es tarea fácil. Muchas veces es necesario ir probando las distintas funcionalidades del servicio sobre la marcha y medir si está funcionando o no para acabar ofreciendo una solución final.

Si utilizamos metodologías tradicionales en la gestión de proyectos, estas revisiones (o tests) pueden suponer un retraso en las fechas de entrega, aumento de costes y del volumen de trabajo. Además, también podría suceder que para cuando tengamos el producto final éste ya quede obsoleto. He aquí la importancia del Agile Project Management para evitar que esto suceda.

Share

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.